Su madre te fastidia, pero ¿piensas que la puedes ignorar una vez que te cases? Mejor lee esto.

Cuando me consultan sobre temas pre-maritales, uno de los problemas que salen a relucir es cómo se siente la pareja respecto a convertirse en yerno o nuera de los padres de su pareja. La mayoría de las veces, la pareja es comprensiva con sus suegros. Cuando surgen los problemas es usualmente entre la esposa y la suegra. Hay muchas teorías sobre el por qué sucede esto. Algunas veces la mamá no puede soltar a su hijo, o la nueva esposa desea control total sobre su esposo y piensa que su suegra se involucra demasiado en la relación. No importa cual sea el problema, la solución es bastante similar.

Básicamente, cuando te casas con tu pareja, te casas con sus padres también. Puedes tratar de separarte de ellos mudándote lejos, pero su influencia sobre tu pareja es más profunda que cualquier lugar en el planeta al que pudieras irte para escapar de ellos.

Los padres son las primeras personas por quienes sentimos amor. Para la mayoría de nosotros la primera mujer que amamos fue nuestra madre y el primer hombre que amamos fue nuestro padre. Por lo tanto, estas son las personas que nos enseñaron lo que somos, cómo nos sentimos con nuestro cuerpo, la alimentación, la política, los valores y el compromiso, para listar algunos aspectos.

Aunque puedas pensar que has vivido por tu propia cuenta por suficiente tiempo y alejado de tus padres en todo sentido, en cualquier momento vas estar escuchar alguna canción y recordarás algo que te dijeron o una “frase imborrable” que conservas en tu memoria desde hace tiempo. Los padres en verdad son las primeras personas que influyeron en nuestra vida. Así que olvídalo; si crees que puedes alejarte, esconderte, o ignorar su existencia, estás equivocado.

Aprender a llevarte de las mil maravillas con tus suegros es tan importante no solo para tu vida en pareja, pero para tus futuros hijos y para la sobrevivencia de tu matrimonio. Uno de los mejores predictores de cómo te tratará tu pareja es ver cómo trata a sus padres. Por lo tanto, tengo algunas sugerencias que te ayudarán a pensar de nuevo tu postura cuando por cualquier razón quieras volcarte al ataque contra tus suegros.

Consejos de Sobrevivencia para Lidiar con tus Suegros

1. Sé positivo. Se dice fácil, pero es difícil hacerlo. Solo puedes cambiar la interacción cuando tu cambias la forma en que respondes. Si estás optimista, tus suegros podrían aprender a disminuir sus críticas con el tiempo.

2. Nunca digas nada malo sobre tu pareja. Ambos aman a la misma persona y tus suegros la tuvieron primero con ellos. Si hablas mal de tu pareja, tus suegros podrían necesitar defender a tu pareja.

3. Tanto como sea posible simpatiza con sus intereses. Si tus suegros notan que comprendes sus intereses, no se preocuparán tanto de que tu pareja se vaya contigo.

4. Para muchos padres sus hijos son sus primeros confidentes. En un sentido simbólico estás reemplazando esa posición. Es normal, se espera, pero necesitarán tiempo para ajustarse. No te tomes las cosas como algo personal los primeros dos años de tu matrimonio.

5. Tanto como sea posible incluye a tus suegros en tu vida. Un almuerzo con ellos es una oferta que desas para tener una relación con tus suegros en perfectas condiciones.

6. Para evitar recibir consejo que no quieres, pídeles mejor su opinión. Estarán menos propensos a aconsejarte cuando no lo necesitas si se dan cuenta que les consultas cuando sí lo necesitas. Solicitar consejo no quiere decir que tengas que llevarlo a la practica, tan solo es una manera de hacerles conocer que valoras su opinión.

7. Haz cosas especiales cuando sea que puedas. Un regalo especial o un paseo anecdótico de vez en cuando los hará sentirse apreciados y queridos. Tendrán menos ansiedad sobre sentirse ignorados o abandonados.

8. Recuerda sus cumpleaños, aniversarios y otras ocasiones especiales. No cuesta nada hacer una tarjeta o escribir una nota y dejarla en algún lado donde puedan encontrarlo.

9. Apóyales con sus sentimientos. Un sentimiento nunca es correcto o equivocado; tan solo está ahí. No tienes que cambiarlo o arreglarlo, tan solo necesitas escuchar y recnocer cómo les hace sentir.

10. No hables mal a tu pareja de sus padres. Recuerda, no puedes saber con seguridad cuán profundos son sus sentimientos hacia sus padres.

Los suegros, en especial, la suegra tiene una gran influencia en la familia. Cuando te unes a la familia, por tu propio bienestar te interesa crear una relación de apoyo con tu suegra. Ella será tu mejor defensora entre más tiempo estés con tu pareja.

Loading...