Los hombres han observado con total pasividad mientras el Feminismo patrocinado por la Élite Financiera les ha robado a sus mujeres.

“Tenemos una sociedad castrada por el miedo y la intimidación. Su masculinidad sólo existe en combinación con una apariencia externa femenina. Al estar tan castrada la población, ésta se ha hecho dócil y fácil de gobernar. Como cualquier castrado, sus pensamientos no están preocupados por las inquietudes acerca del futuro y de la posteridad, tan solo con el presente y con la siguiente comida”. – Harold Rosenthal

Han salido una serie de documentales en los medios acerca de mujeres exitosas en su profesión que ya están por cumplir sus cuarenta años, quienes en la actualidad no pueden encontrar una pareja adecuada con quien sentar cabeza.

Las pobres mujeres seducidas por las facilidades para alcanzar el éxito profesional que promueve la Élite, no se dan cuenta que se les ha programado para que el tren las deje. Los ingenieros sociales de la Élite desean que las mujeres nada más se dediquen a tener carreras profesionales en lugar de buscar el matrimonio y dedicarse a la familia. Y para ese fin, la Élite les facilita todo desde la educación hasta los puestos laborales.

Una vez los banqueros acaben destruyendo por completo la heterosexualidad, el Estado se encargará de acabar con la procreación también.

¿Acaso creen estas pobres mujeres engañadas que la Élite Financiera que financió los experimentos de Mengele en los campos de concentración de Auschwitz durante la Segunda Guerra Mundial y que aceptaron el oro extraido de los dientes de los prisioneros que murieron en las cámaras de gas, que les va a importar el bienestar de las mujeres en estos tiempos “modernos”?

La Élite Financiera está re-diseñando a la sociedad convenciendo a las ingenuas mujeres para que pospongan el matrimonio y la familia en favor de formarse académicamente para sacar una carrera profesional y tener éxito laboral en el mundo corporativo. Se están implementando programas para “facultar” a las chicas para que suplanten a los hombres. Desde luego, la programación se proporciona principalmente a través de la TV, la música, vídeos y películas donde se incita a las chicas para que busquen carreras y en donde la promiscuidad femenina ha alcanzado un grado de degeneración terminal.

Solamente una sociedad que ha sido subvertida por un poder ajeno malévolo podría atacar al matrimonio y a la monogamia, los únicos cimientos para una familia estable.

POR EJEMPLO

Kate Bolick, de 39 años, es una de las tantas mujeres “brillantes y exitosas” que fueron programadas por los medios de comunicación para perderse el tren.

Ella traicionó a los hombres en su vida al dar toda su lealtad a su carrera profesional. A la vez, estos hombres permitieron que la Élite Financiera se robara la lealtad de Kate. Al final, ambos sexos han sido traicionados.

Ahora Kate cuenta su historia en “All The Single Girls”, un artículo de 12,000 palabras en la última edición de Atlantic.

¿Por qué la dejó el tren a Kate? Veamos entonces:

“Cuando Kate Bolick estaba en tercer grado, su madre la envió a la escuela vistiendo camisetas que proclamaban el Evangelio según Gloria Steinem: ‘Una mujer sin un hombre es como un pez sin una bicicleta’ y ‘El lugar para una mujer es en la Casa — y en el Senado’.

Cuando ella tuvo 28 años, ella dejó pasar la oportunidad con un buen hombre porque ella “no estaba lista para sentar cabeza”.

¿Ahora que tenemos? Ahora todos los buenos partidos están ya tomados.

“Ahora que ella ya está lista para sentar cabeza, no existe ni un solo hombre con quien valga la pena formar pareja”.

La Naturaleza NO DA Vales de Cortesía

A las pobres mujeres ingenuas y programadas por los medios bajo control de la Élite Financiera se les han abierto oportunidades en el mundo laboral a costa de los hombres a fin de castrar a la sociedad.

Las mujeres de antes solían motivar a los hombres confiando en ellos y aceptando su liderazgo. Ésta era la base del matrimonio. Las mujeres desean hombres que sean más poderosos que ellas. Ellas desean ser apreciadas, protegidas y que se les provea. Los hombres tienen un sentido de propósito y misión cuando hacen esto.

En lugar de eso, las mujeres están siendo entrenadas para suplantar a los hombres y luego cuando ya están cerca de cumplir los cuarenta años, no encuentran a ningún hombre que merezca su atención, porque las mujeres que no han caido en la trampa del feminismo, ni la programación de la Élite Financiera ya se quedaron con los hombres que valen la pena.

“IGUALDAD”

Las mujeres en los Estados Unidos obtuvieron el 60 por ciento de los títulos de Licenciatura y Maestría el año pasado.

Las mujeres también se agenciaron el 51.4 por ciento de todos los puestos laborales administrativos y profesionales. Las mujeres acaparan la mayoría de los puestos de trabajo en la actualidad. Los hombres comprenden el 75 por ciento de los empleos perdidos durante la recesión que estalló desde el año 2008.

La Élite Financiera ha hecho lo mismo con la comunidad afro-americana.

Hay dos veces más mujeres afroamericanas que poseen título universitario que los hombres. Y sabes qué. El SETENTA por ciento de las mujeres afroamericanas NO TIENEN esposos.

Cuando los hombres ocupaban la mayoría de los puestos laborales, las feministas abogaban por la igualdad.

¿En dónde están todos esos gritos abogando por la igualdad ahora? Ya no hay más, puesto que la “igualdad” jamás fue el problema de fondo. Nada más fue el pretexto para algo mucho más siniestro… ¡Lo que estamos viviendo en la actualidad!

CONCLUSIÓN

La sociedad ha sido colonizada por un cártel financiero multinacional que se suscribe a un dogma diabólico. La mayor parte de nuestros líderes políticos, económicos y culturales son administradores coloniales, ej: oportunistas, impostores y traidores.

Si un hombre ama a una mujer, él no dejará que ella sea tentada por otro hombre. Esto aplica también con los banqueros. Es hora que los hombres luchen por las mujeres con las que quieren casarse y tener hijos.

Es hora que los hombres rechacen la parálisis que provoca esa actitud de ser políticamente correcto y luchar contra el feminismo cuando sea que asome su monstruosa cabeza. Es hora que demandemos que pare ya la discriminación contra los hombres en el lugar de trabajo y en los medios de comunicación.

Ya es hora que le pongamos fin a esto de seguir siendo castrados por la Élite Financiera.

Loading...