Antes ser una mujer “exitosa” consistía en tener una familia feliz. Ahora ella tiene que ser “billonaria” y una estrella famosa.

El último comercial de Chevrolet Cruze descaradamente motiva a las mujeres jóvenes a buscar un sueño demencial de dinero y fama.

El comercial muestra a una mujer joven, a Chelsea Williams, cantando una canción que dice:

Deseo desesperadamente se billonaria
Comprar todas las cosas que nunca tuve…

Oh cada vez que cierro mis ojos
Veo mi nombre en luces destellantes, ¡sí!
Una ciudad diferente todas las noches, perfecto
Lo juro, que se prepare el mundo…

Sí, así como lo oíste. “Billonaria”. Un millón ya no es lo que solía ser. ¿Desde cuando quejarse por desear dinero ha sido un tema para hacer arte?

El mundo debe “prepararse mejor”. Las mujeres jóvenes hoy en día se están convirtiendo en megalomaníacas.

El comercial exhibe a Chelsea cantando en el metro y en cafeterías vacías, en clubes nocturnos vacíos y en anfiteatros vacíos.

La mayor parte del comercial se le mira cantando en su baño.

La chica definitivamente está “poseída”. Y General Motors está incitando a las mujeres así: ¡Vamos pendejitas!

El narrador del comercial dice de manera incoherente: “Desde alcanzar las estrellas hasta convertirte en una… Chevrolet estará contigo durante todo el viaje”.

Existe cierta disonancia cognitiva aquí. Seamos realistas. ¿Cuántas cantantes callejeras conoces que manejan un Chevy Cruze 2012 y viven en un vecindario acomodado de clase media?

El mensaje para las mujeres jóvenes es que puedes perseguir metas irrealistas sin sufrir consecuencias. Las motiva a vivir en la fantasía, en “la-la landia”.

Las motiva desperdiciar sus años de fertilidad buscando el “dinero y la fama” en lugar del matrimonio y la familia.

Bombardeadas por las redes sociales y los show de talento en la TV, las mujeres son incitadas con la noción de que la aceptación social es la base para la valía propia en lugar de una vida privada con valores personales.

EXPERIMENTOS CON LA INGENIERÍA SOCIAL

Esta no es la primera vez que GM se ha involucrado en ingeniería social. En el 2007, un anuncio de Cadillac mostraba a las mujeres como súper estrellas y a los hombres como impotentes.

Chevy Cruze tiene otro comercial sacado en el 2012, llamado “Boys Night Out” que tiene un mensaje anti-familia subliminal. Muestra a un tipo bien parecido preparándose para encontrarse con sus amigotes. Él quita el asiento para bebé de su nuevo Chevy Cruze y dice adiós a su desdichada esposa e hijo en brazos. Observa la expresión de desconsuelo de la mujer. ¡Vamos, tan solo va a por unas cervezas!

Luego, en el camino, él y sus amigos ponen la música nada más para escuchar una canción infantil. Parece que él ha fracasado en la “purga” del carro. El narrador pontifica que el Cruze cuenta con un sonido sofisticado “para cualquier cosa en lo que te hayas metido en estos días”.

Así que, la conclusión es que: ¿Tu esposa y tus hijos son “cualquier cosa en la que te hayas metido en estos días”?

Claramente como resulta obvio, están atacando a los hombres jóvenes y del mismo modo a las mujeres jóvenes.

Lo perturbador es que mega-empresas como General Motors parecen que están más preocupadas en moldear nuestro comportamiento que en vender carros. Ellos dicen que sus comerciales reflejan las tendencias sociales y con eso pretenden darles atol con el dedo a los consumidores más despiertos que saben muy bien que son estas mega-empresas las que crean las tendencias sociales.

Aún más perturbador resulta que todas estas mega empresas predican el mismo mensaje subliminal puesto que están controladas por la Élite Financiera, quienes solamente necesitan entre 3 o 4 por ciento de la participación accionaria para controlar a cualquiera de estas mega empresas.

Tampoco puedes culpar a las jovencitas de hoy por ser así de disfuncionales. Esta es la cultura, las tendencias, las opiniones y el adoctrinamiento creados, dirigidos y promovidos por la Élite Financiera en contra de ellas.

Hagámosles saber a estas empresas lo que pensamos de su reingeniería social.

Loading...