¿Sabes algo que siempre me ha desconcertado? Aquellas personas menos iluminadas, ven a los vibradores y consoladores como sustitutos de un compañero. Pero un juguete sexual, que hoy en día consigues fácil en un Sex Shop Online, es sólo una mejora a tu arsenal de estrategias amatorias. Los juguetes son un aperitivo; tu pareja es el plato principal.

De verdad, ¿con qué frecuencia quedas completamente satisfecho con un aperitivo? Los juguetes sexuales están diseñados principalmente para calentar las cosas y es de todos sabido que las mujeres necesitan más que los hombres para calentarse.

Si adoptas juguetes sexuales, es posible que descubras que simplifican tu trabajo. Integrar un silencioso vibrador a tu acto sexual puede hacer que esa mami que está a tu lado contigo se ponga super feliz.

Vamos, la desafortunada realidad es que casi todos los penes son iguales. Su mecánica es bastante fácil de comprender y son a prueba de idiotas. La mayoría de las mujeres podrían conocer a cualquier extraño y tener muy pocos problemas para descubrir cómo darle un orgasmo.

Las mujeres y sus misteriosos genitales son una cosa totalmente distinta. Algunas mujeres pueden tener un orgasmo en 30 segundos, otras tardar cinco minutos y otras 40 minutos o más. ¿La peor pesadilla? Algunas mujeres ni siquiera, nada, nothing, niente.

Si a tu mujer le toma 50 minutos o más llegar al orgasmo, ¿por qué no le añades un juguete que pueda hacerlo más fácil para los dos? Es entonces cuando necesitas juguetes sexuales que te ayuden a lograr el orgasmo de tu mujer. Con un pequeño vibrador, puedes usar la suave vibración en sus pezones, su cuello y su espalda – todo su cuerpo, la verdad. Muévelo despacio por la parte baja de la cintura, o trata de usar un poco más de presión con él en el hueso de su pelvis.

Toma el juguete e introdúcelo un poco para que se caliente. Pero no te lances de lleno. Antes de permitir que toque su clítoris, es necesario que esté caliente y lubricada. Si ella no está lubricando por su cuenta, no lo tomes como una afrenta personal a tus destrezas. A menudo es hormonal y a veces es sólo como es que estamos conectados.

Si te tomas el tiempo para ayudar a que el flujo sanguíneo aumente a su región pélvica, lo que descubrirás es una mujer altamente receptiva y que tendrá un orgasmo con mayor facilidad.

Si te parece que se te va a caer la mandíbula durante el sexo oral con tu pareja y ella todavía no parece estar más cerca de terminar, no tengas miedo de traer un juguete para que les ayude a los dos. Puede ser tu arma secreta y hará mucho del trabajo pesado por ti.

Usar un juguete en conjunto con la lengua y los dedos puede darles esa pequeña vibración extra que ella necesita para alcanzar el orgasmo. En serio, piensa en cuánto menos trabajo tienes que hacer con tu lengua.

Así que, ese es el desafío para todos los hombres que realmente quieren ver a sus esposas o novias transformarse en ardientes mujeres sexualmente excitadas y súper lujuriosas: usen juguetes sexuales que ayuden a hacer que tu mujer tenga un orgasmo. Usa tus dedos, tu lengua, un juguete, lo que sea para que llegue allí. Dale un orgasmo, luego ten relaciones sexuales – y luego dale otro orgasmo más.

Un orgasmo es todo lo que se necesitas para convertir a una mujer tranquila en una voraz, agresiva y apasionada fanática del sexo. Sigue mi consejo y puede que veas un lado de tu pareja que nunca habías conocido.

Loading...