Si lo haces sentirse poderoso, querrá protegerte y darte el mundo. Una vez que estés a cargo de la relación, le estarás dando lo que necesita (poder) y él ni siquiera lo sabrá.

El zorro tonto no tiene que obedecer a su hombre como en: “Prometo amarte, respetarte y obedecerte hasta que la muerte nos separe”. Ella tiene su propia interpretación de lo que promete. Ella “promete amar, respetar y parecer estar de acuerdo de vez en cuando”.

Esta no es una lección sobre cómo renunciar al poder o volverse más dócil. Es una lección sobre cómo ganar poder atrayendo a un hombre y haciendo que canalice sus energías hacia ti. En lo relacionado a las emociones, los hombres necesitan un poco de ayuda, porque no siempre conocen lo que los motiva. Tienes que hacerle creer que él está a cargo; y entonces estará mucho más armonizado con tus necesidades y se esforzará mucho más por complacerte. Eso lo mantiene estimulado e interesado.

Entonces querrá darte las riendas; y en ese punto, habrás logrado todo el poder que necesitas.

Cuando una mujer actúa como si fuera capaz de resolver todo, se queda atrapada haciendo todo

Por esta razón, ten cuidado con la forma en que estableces el tono al principio. Nunca empieces algo que no quieras continuar. Si no quieres cocinar todos los días, no empieces cocinando todos los días. Si no quieres ser tú quien vaya a la tienda siempre, no sientes el precedente de ir siempre. Deja que él lo haga también.

Al principio, los hombres están deseando causar una buena impresión, y es cuando suelen estar más serviciales. Y es aquí, precisamente, cuando querrás ayudarlo a formar buenos hábitos. Más adelante, cuando esté acostumbrado a que le hagan todo, va a ser difícil lograr que cambie.

La lección más difícil de aprender para la chica buena es cómo recibir. Deja que te dé, pues parte de su hombría se basa en sentirse “responsable”.

El zorro tonto no cede su poder, sólo crea la apariencia de que lo está haciendo. Y esto le ayuda mucho a posicionar su poder porque obtiene lo que quiere.

Los hombres no responden a las palabras. Responden a la falta de contacto

Ser tonta como un zorro puede aminorar una situación en la que él esté siendo un poco irrespetuoso. Por ejemplo, vamos a decir que es la primera cita y están en un restaurante esperando a que les asignen una mesa, y él pone su mano en la parte baja de tu espalda.

Sólo hazte tonta, hazte a un lado como si fuera por casualidad, y dile: “Ay, perdón”.

Hablar demasiado sobre la “relación” le quita el elemento de lo “desconocido” y, por lo tanto, el misterio.

El zorro tonto no da explicaciones. La chica buena, por otra parte, comete el error de tener todas las emociones a flor de piel casi todo el tiempo. Piensa en la última vez que un hombre te dijo todo lo que pensaba. Al principio parece que se están “uniendo”. Pero esa novedad dura poco tiempo. Los hombres quieren unión ?claro, debajo de la cintura.

Las llamadas de dos horas que tanto amas son un gran error. Al principio les gustan porque sabe que estás interesada en él. Pero después de eso, las odia. No dejes que las conversaciones telefónicas se vuelvan demasiado largas. No dejes que te llegue a ver como una obligación tediosa. Mantén las llamadas cortas y dulces; y nunca se cansará de llamarte.

Cuando no estás necesitada, no tienes que revisar la relación escena por escena. Cuando estás segura de ti misma, él no siente que tiene el control completo sobre ti. Y si no tiene el control completo, lo tienes comiendo de tu mano.

Elimina las siguientes palabras de tu vocabulario: Tenemos que hablar. Con ellos tienes que disimular: aliméntalo, tráele una cerveza y después saca el tema de una forma casual. Salte por la tangente. Abandona y vuelve al tema; antes de que se dé cuenta de lo que pasó.

Los hombres respetan a una mujer que se comunica de manera concisa, porque éste es el idioma que los hombres usan para hablar entre ellos.

La mayoría de los hombres tienen un umbral de atención de aproximadamente dos minutos para los temas “sensibles”. En cuanto pasa el segundo minuto, su mente empezará a divagar.

La cabrona se comunica de forma diferente a la chica buena. Ella dice las cosas como son, de una forma directa, y va al grano de manera concisa.

La chica buena tiene las emociones a flor de piel y habla demasiado. ¿Y qué escucha él? Nada. Sin embargo, nota que está necesitada, lo que eventualmente lo decepciona.

El zorro tonto es más misterioso.

El zorro tonto sabe que la familiaridad lleva al desdén, así que no habla demasiado en las primeras citas. Deja que se “llene el vaso” sin apresurar las cosas.

El zorro tonto no pregunta: ¿Podemos cambiar de tema?. No pide permiso.

El zorro tonto no le habla sobre sus relaciones anteriores. Tú eres un “premio”, y no tienes que reportar una larga lista de calamidades.

El zorro tonto confía en una “vaga generalización” cuando pide información que no es de su incumbencia.

¿Cuánto debes revelar? No des ningún tipo de información negativa sobre tu persona. Él no necesita saber que te sientes insegura sobre tus cosas o que no has tenido una cita en 7.2 meses. Las mentes investigadoras no necesitan saber.

Si siempre estás FELIZ, y él sabe que siempre puedes estar SIN él, él siente que no tiene PREOCUPACIONES.

Es perfectamente correcto dejar sin contestar algunas de las preguntas que él se hace sobre ti. De hecho, es aconsejable hacerlo. Cuando ya todo está dicho y hecho, una persona muestra quién es él o ella. Nadie va a venir a decírtelo. Por lo tanto, lo que una persona te demuestra con sus acciones es el único lenguaje que importa.

Al principio, sal y diviértete… pero mantén tus cartas fuera de la vista. Y, más importante, tómate tu tiempo. Esto no sólo te volverá más astuta como un zorro, también te ayudará a mantener tu independencia.

La chica buena pierde un mecanismo de protección importante cuando asume que la vida es justa, o que el Príncipe Azul siempre la va a proteger. Cuando una mujer se comporta como un zorro astuto, no se deja gobernar por sus deseos o por la esperanza de un resultado de fantasía, como La Cenicienta. A pesar de las apariencia, confía en sí misma para cuidarse las espaldas, en vez de dar a un hombre la responsabilidad de hacerlo por ella.

¿Ahora bien si las mujeres actúan así, qué diablos esperas tu para aprender a SER EL PREMIO? Entre más te lo pienses, más oportunidades seguiras perdiendo enla vida, aquí estamos para enseñarte a ser la clase de hombre que se consigue unabuena cabrona, ¿qué te parece? Fantastico, no! Pues únete YA a SeduceMujeres, ya pasó Enero y todavía sigues como todo un perdedor! No me hagas perder mi tiempo, no estás haciendo nada aquí entonces. Vete y no vuelvas más a esta página. O te conviertes en el PREMIO o te conformas con la primerachica que te haga caso!

Loading...