Si hay una palabra de la que hay deshacerse respecto a las relaciones sexuales es esta: desempeño.

Piensa por un minuto. Usamos la palabra desempeño todo el tiempo cuando hablamos de sexo, pero realmente un “desempeño” es algo que una persona o un grupo hace (como la actuación teatral, tocar música, etc.) mientras otros observan. El desempeño o ejecución es más relacionado al entretenimiento. Así, el sexo, por otro lado (a menos que uno esté viendo una película porno) es algo que la gente debería, ojalá, involucrarse directamente con el otro.

Y aún, ambos sexos están atrapados en la idea del desempeño sexual en lugar de conectarse. Por supuesto parece que escuchamos más acerca de la ansiedad por el desempeño masculino en los medios porque se habla de forma más directa de este temido problema. La obsesión y preocupación sobre el tamaño del pen y la cantidad de tiempo que uno puede permanecer erecto y luego ponerse erecto de nuevo, ha alcanzado proporciones épicas. Parece que no podemos mirar a otro lado estos días sin ver algún comercial de Viagra o Levitra recordándonos que una pequeña píldora puede mantener erecto por horas a un hombre. Imagínate.

Para algunos, claro está, esta es una droga milagrosa – y por ningún segundo quiero desafiar las esperanzas de un hombre en este departamento – pero esta obsesión nacional (e incluso mundial) parece completamente ignorar el hecho contundente que la mayoría de las mujeres no obtienen el orgasmo mediante el coito solamente.

Déjame decirte de nuevo esto porque es algo que necesita ser absorbido completamente en nuestras conciencias – la mayoría de las mujers no tienen orgasmos vía coital. En una encuesta reciente a 15,000 lectores en www.Queendom.com 45% encuestados dijeron que tienen orgasmo cada vez que tienen sexo mientras que solo el 9% de las mujeres afirmaron lo mismo.

Esto no lo sabrías por la vía en que los medios (pornográficos y otros) pintan el acto sexual.

La razón principal por la que la mayoría de los hombres no tienen idea acerca de esta desigualdad en los orgamos entre los sexos durante el acto sexual, es bien, ignorancia. Desafortunadamente la edad no parece ayudar en el proceso de educación. Cuando sea que traigo a mención este asunto a los hombres mayores de 40 años responden que es porque “las mujeres no saben cómo relajarse”. En otras palabras, es todo culpa de las mujeres porque su equipo funciona bien gracias (y por equipo quieren decir claramente en referencia a sus penes que se mantienen duros y saben cómo usarlo).

Mientra que definitivamente estoy de acuerdo que las mujeres necesitan aprender a relajarse y disfrutar los placeres que reciben, esta pequeña frase (y el todo con el que se dice) hace claro para mi que no importa la edad casi ningún hombre está al tanto de la siguiente información:>

1) Una enorme (y realmento digo ENORME) mayoría de mujeres necesitan estimulación directa de sus clítoris para alcanzar el orgasmo durante el acto sexual o cualquier otra actividad.

2) Es el primer tercio de la vagina la cual está repleto de terminaciones nerviosas que ayudan a estimular a una mujer para llegar al orgasmo no el tramo final – así que aunque estas acometidas profundas en posición de perrito pueden ayudar al cuerpo de un hombre a vibrar en éxtasis para muchas mujeres esto no ayuda mucho o nada si él no está usando su mano para estimularle su clítoris al mismo tiempo (y para muchas mujeres esta posición le permite al hombre penetrar demasiado profundo, a menudo golpeando su cérvix y caudando mucho dolor).

Desafortunadamente tanto los medios como las mujeres mismas contribuyen a mantener a los hombres en las tinieblas de la ignorancia.

¿Cómo? Aquí es donde entra en escena la ansiedad por el desempeño femenino. Es más desconcertante que aquel mensaje de “los hombres necesitan tenerlo duro y erecto”, pero es igual de desconcertante. Vivimos en una sociedad con un ideal estrecho pero fuerte sobre la deseabilidad femenina que pocas mujeres escapan a su efecto. Afrontémoslo. Vivimos actualmente en un mundo donde la jovencita y ultra delgada Paris Hilton es puesta en el pedestal de ícono sexual que la mayoría de las mujeres tienen que seguir. Las mujeres nunca será más jóvenes con el paso de los años, o más delgadas o más adineradas – pero seguro que harán todo por tratar.

Mientras las mujeres están más obsesionadas con si se ven delgadas o no y si se ven jóvenes o no (o si sus pechos están firmes, grandes y voluptuosos) para ser deseadas (mientras ignoran en muchos casos que ya tienen a un compañero masculino fascinado con ellas tal y como son), no se van a enfocar en cómo hacer para disfrutar de un mejor sexo. Y mientras las mujeres sigan trabajando en sus atributos físicos externos, ellas continuarán ejecutanto un papel más parecido a actuación que realmente conectarse e involucrarse auténticamente en el acto sexual – vistiéndose sexy, actuando sexy, haciendo los movimientos y gemidos que suponen los hombres esperan ver, sentir y oír, en lugar de conectar realmente con su pareja y hacerle saber a su hombre lo que necesita hacer (o pedirle que haga) en este viaje de descubrimiento para llevarla al borde del éxtasis.

Por su parte los medios necesitan retroceder y mostrar un rango más amplio de lo que significa ser sexy y deseable. Gracias a Dios hemos avanzado a una era donde solo se pensaba que las mujeres blancas eran deseables para la moda, las películas y la televisión. Ahora esta misma revolución necesita suceder con tamaño (y esta vez quiero decir me refiero a una persona en general, no a un pene) y edad. Mientras que “Sex and the City” abrió las mentes para muchos respecto a cómo las mujeres piensan realmente y hablan acerca del sexo, es interesante notar que Kim Cattral en su sexy personaje de Samantha fue unos cuantos años más joven que la bella mujer que ella es ahora mismo. ¿Por qué? ¿Fueron unos cuantos años a hacer la diferencia entre encontrar la audiencia para el show o no?

El mundo está lleno de gente sexy interesante que tienen mucho que enseñarnos acerca de dejar de preocuparnos del desempeño sexual y en lugar de eso conectarse con la pareja.

Así que SÍ, tu puedes deshacerte de tu ansiedad por tu desempeño sexual en la cama – dejando atrás la idea del desempeño en primer lugar!

Loading...