El diccionario nos dice que la disonancia cognitiva es “un sentimiento de incomodidad que deriva de tener dos ideas contradictorias a la vez”.

Por ejemplo, en la película “Chicago”, cuando una esposa descubre a su esposo en la cama con dos mujeres, él insiste que está solo.

“¿Qué quieres decir?” le pregunta ella. “¡Puedo ver a dos mujeres!”

Su respuesta: “¡Cree lo que te digo; no lo que tu ves!”

Naturalmente, la mujer tenía disonancia cognitiva. Ella además tenía una pistola y resolvió la contradicción disparándole a su esposo.

“Chicago” es una revelación del método Illuminati. Ellos nos instruyen para que creamos lo que nos cuentan en lugar de lo que nuestros ojos, nuestros oídos y nuestro sentido común nos dicen.

Eso “que nos cuentan” es un conjuro de la Élite Financiera, un grupo dirigido por satanistas, sionistas y masones que controlan la información, los medios, la educación y nuestra “cultura” patrocinando a un ejército de oportunistas y títeres.

Como ya sabes, este grupo deriva su poder del cártel de los bancos centrales los cuales usan su monopolio sobre el crédito del gobierno para ganarlo todo en la Tierra: riqueza, poder, mente y espíritu.

La humanidad está bajo un conjuro que consiste en mentiras y corrupción, engaño y decadencia.

La Élite Financiera se ha infiltrado y ha conquistado la mayoría de las organizaciones. Debemos ocupar los rangos inferiores de sus organizaciones como sirvientes y objetos desechables. Los medios están condicionando al público a aceptar el abuso sexual de forma rutinaria.

Los Illuminati comenzaron como un satánico grupo herético judío llamado los Sabateos el cual se expandió abarcando a la mitad de los judíos en Europa, incluyendo a los Rothschild. Ellos se apoderaron de la masonería y sucumbieron a la mayoría de las naciones.

De este modo la Élite Financiera patrocinaron el Comunismo. Su propósito y método es el mismo: ponerle fin a la libertad, al matrimonio, a la familia, a la herencia, al patriotismo y la propiedad privada, (ellos serán los dueños de todo bajo el estandarte del “Estado”). Ellos son unos déspotas que gobiernan el mundo en secreto, un cáncer que infecta a toda la sociedad.

Ellos estuvieron detrás, financiando tanto a los Nazis como a los Comunistas, ocultando sus pasos dándole persecución a los judíos que no eran Sabateos. De ese modo, durante la Segunda Guerra Mundial pudieron destruir Alemania y la mayor parte de Europa, para así avanzar su plan de crear una tiranía mundial liderada por los banqueros centrales.

DISEÑO DE LA DISONANCIA COGNITIVA

El diseño de la disonancia cognitiva es aquel donde ellos reemplazan a Dios con Satán, la luz con las tinieblas. Esta es la fuente de nuestra disonancia cognitiva y que tiene lugar todo el tiempo.

Así, cuando resulta obvio que el universo es gobernado por un poder creativo magnificente y que seguir el diseño natural y moral inherente brinda como resultado salud y felicidad, somos castigados por defender esta visión. Se nos dice que el universo es vacío y caótico.

¿Por qué? Porque la esencia del Nuevo Orden Mundial está en reemplazar lo que es real por lo que es falso. Por ejemplo: reemplazar a Dios con el cabalístico banquero central quien está reorganizando el mundo de acuerdo a sus intereses. Cuando acabe, no recordaremos lo que es verdadero.

La Élite Financiera está detrás de la mayoría de las guerras y las revoluciones; está detrás del mal llamado “Iluminismo” — todo diseñado para socavar y controlar a la humanidad y Así permitirles suplantar a Dios.

El “Humanismo” tan solo deifica a la Élite Financiera. Envilece a la humanidad despojándonos de nuestra conexión con Dios.

Así que tenemos el diseño: en lugar de reconocer a nuestro Creador y a su diseño de modo que podamos prosperar en la vida, se nos enseña a negar su existencia, a desafiar su moralidad y a vivir en un solipsismo disfuncional en el nombre de la “libertad”.

La “Modernidad” es tan solo el rechazo de la Élite Financiera al orden y propósito inherentes. Es la glorificación de la disfunción del individuo alienado y refleja la alienación de la Élite Financiera del hombre y del universo por igual. El Modernismo evita lo universal a favor de lo solipsístico y lo personal porque la verdad es universal.

Nuestra disonancia cognitiva deriva del contraste entre lo que Dios (el sentido común, el instinto y nuestros sentidos) revela y lo que estos títeres y mentirosos a sueldo de la Élite Financiera nos dicen que debemos creer.

Desperdicié mucho de mi vida porque escuché a los grandes hombres de la banca en lugar de buscar las respuestas en mi interior.

EJEMPLOS DE DISONANCIA COGNITIVA

Los atentados del 11 de Septiembre de 2001 brindan muchos de tales ejemplos. Se nos dijo que aviones se estrellaron contra el Pentágono y en Shanksville, Pennsylvania. Pero no hubo destrucción. Se nos dijo que Larry Silverstein demolió el edificio 7 del World Trade Center, pero no las Torres Gemelas, así el edificio 7 se programó su demolición, pero la demolición de las torres gemelas, ¿acaso no?

El 11-S proveyó del pretexto perfecto para una guerra inútil, diseñada para despojarnos de nuestros derechos civiles. Los verdaderos terroristas son los banqueros centrales, sus políticos y los medios de comunicación masivos. Ellos asesinaron a ms de 3,000 personas a plena luz del día.

El género es una “construcción social” excepto cuando las mujeres actúan como hombres y al revés. Las mujeres son ms fuertes y mejores que los hombres.

Los niños no necesitan modelos de rol heterosexual. Las mujeres no necesitan esposos; los niños no necesitan padres y madres.

La homosexualidad fue un trastorno del desarrollo hasta 1973 cuando los Rockefeller decidieron que fuera usado para trastornar el matrimonio y la familia. Ahora nuestros traicioneros lectores y educadores están imponiendo esta visión a todos los heterosexuales.

El amor romántico es el propósito de la existencia. El sexo (especialmente con una mujer bella) es la mayor experiencia existencial que la vida puede ofrecer. Entre ms sexo mejor. (No es cierto todo. En verdad estamos buscando el amor de Dios, cosa que la Élite Financiera nos quitó).

Y la lista sigue y sigue. Como los residentes en los pases ex-Comunistas, necesitamos discernir la verdad detrás de las mentiras del gobierno, los medios de comunicación y las escuelas.

La disonancia cognitiva que experimentamos es la diferencia entre la verdad (Dios) y las mentiras (el conjuro de la oscura Élite Financiera). En los Protocolos de Sión, el autor repite “nuestro lema debe ser la fuerza y la hipocresía”.

El engaño solo funciona con una audiencia crédula. No sufrimos de disonancia cognitiva si entendemos nuestro predicamento metafísico y político.

Invito a mis lectores que envíen ejemplos de “Crean lo que les digo, no lo que ustedes ven”.

Loading...