¿Estás cansado de que te vean sólo como un amigo? Aquí te muestro una forma rápida para evitar esta percepción desde el principio. Este enfoque está basado en la biología evolucionista y la psicología inherente al ADN de las mujeres y a su química orgánica.

Ellas están preprogramadas para responder a las señales dominantes del macho. Con respecto a la atracción sexual, esta preprogramación biológica toma el mando y toda lógica se va por la ventana. Desde el punto de vista biológico no tienen opción. Históricamente, si la mujer hace una mala elección pondría en riesgo su propia supervivencia y la de su prole, de ahí que su sistema de mensajería químico y biológico interno esté diseñado para sentir atracción por los hombres que muestren signos de macho dominante. Si muestras esos signos serás irresistiblemente atractivo desde el punto de vista sexual y harás que toda su percepción sobre quién eres como hombre se establezca en sólo unos pocos minutos (en realidad unos pocos segundos) después de haberte conocido.

Cuando la veas por primera vez muestra dominancia a través de un contacto visual directo mientras muestras una sonrisa sincera durante unos tres segundos. Si se siente atraída ella te devolverá esa misma sonrisa y apartará la vista durante ese marco de tiempo. Ahora, si en lugar de mirar hacia un lado o a sus amigas ella mira primero hacia el piso eso quiere decir que reconoce tu dominancia con una reacción de sumisión inconsciente. Esa es una señal inequívoca de que tu mirada y tu sonrisa inicial surtieron efecto.

En ese punto es muy importante mostrar tu confianza y dominancia abordándola directamente. La idea no es atraer exactamente toda su atención de una sola vez sino mostrar simplemente que estás interesado y que no tienes miedo. Es importante dejarle ver que estás interesado en mostrarle una buena primera impresión pero que por lo pronto eso es todo. La mejor forma de asegurar tu dominancia (y tu atractivo sexual) y no sólo que piense que estás jugando con ella es hacer un vínculo y luego romperlo rápidamente. Dale tiempo para que pregunte por ti.

La atracción no es más que un tipo de curiosidad. Puedes continuar la conversación después y será más fácil e incluso te lo agradecerá más si luego de tu contacto inicial le das espacio y tiempo.

Un hombre dominante demuestra que no tiene miedo de acercarse a una mujer. Así que durante el primer contacto ve directo al grano en cuanto veas signos de atracción sumisa, sin importar cuán atractiva sea ella. De hecho, entre más atractiva sea la mujer más dominancia mostrará el hombre dejando claro que su belleza no lo intimida.

Cuando haces un corto contacto inicial y luego te vas a socializar o a continuar con lo que estabas haciendo anteriormente estás demostrando que eres independiente, que estás ocupado y que eres sociable. Esto revierte además el patrón al que ella está acostumbrada de que cuando un hombre se le acerca se queda un rato más durante ese primer contacto, incluso aunque ella haya mostrado sólo un ligero interés. Así que asegúrate de ser la excepción y dale espacio y tiempo para que pregunte por ti y verás cómo crece su atracción.

También es muy importante estar consciente de la postura que demuestra tu dominancia como macho. Mantente siempre bien erguido. Una buena forma de mantener esa postura es imaginarte que un cable de acero corre desde tu cabeza a través de tu espina dorsal como si estuviera sostenido por una grúa. Cuando veas que te está mostrando los primeros signos de atracción camina directamente hacia ella sin decir nada, con un paso firme y no titubees. Cuando llegues hasta ella sólo di algo como esto “Hola, sólo tengo un minuto pero quería asegurarme de conocerte antes de que te fueras.” Dale un minuto para que responda, luego inventa una excusa, di que volverás más tarde para conversar más y regresa a lo que estabas haciendo anteriormente. Eso es todo.

Más tarde vuelve a la carga para obtener su número de teléfono y empezar una conversación más profunda y te darás cuenta de que ella al ver que estabas ocupado en otro lugar mostró más interés y si lo hiciste bien habrá estado pensando en ti todo ese tiempo, mirándote con el rabillo del ojo y esperando que regresaras si no es que se te acerca ella misma primero, pues hiciste la movida inicial adecuada que le da permiso en su mente para acercase a ti sin sentirse demasiado asertiva o poco femenina.

Ese simple y breve primer encuentro establece la química sexual inicial y constituye el momento más importante para establecer cualquier contacto futuro con ella. Acabas de iniciar la chispa de la atracción y te has presentado a ti mismo como un hombre sexualmente confiable.

Si deseas más consejos como éste, no esperes más y da el paso en la dirección correcta siendo parte del increíble mundo de Seduce Mujeres que con su Manual y Soporte en Línea, ha ayudado a miles de hombres en toda hispanoamérica.

Loading...