“Comandante en Jefe” (Commander in Chief) fue cancelada luego de su primera temporada 2005-2006, pero ha sido reemplazada por numerosas series de TV que muestran modelos de rol femeninos que menospracian a los hombres y buscan la plenitud en sus vidas a través de una carrera profesional, en lugar de formar un hogar.

Hay tanto prejuicio anti-hombres a través de nuestra cultura occidental hoy en día que resulta difícil ver cómo una mujer podría fijarse en cualquier hombre desde una perspectiva positiva.

En los Estados Unidos y Europa, resulta más evidente, que cualquier hombre que se casa con una mujer en esos países está más que condenado a decepcionarla. El matrimonio para los hombres es un negocio muy arriesgado.

Aunque las mujeres piensen que están liberadas, las mujeres más jóvenes están siendo saboteadas por la Élite Financiera.

En aquella serie “Commander in Chief”, la Presidenta “Mackenzie Allen” (Geena Davis) hace malabares con sus responsabilidades como Líder del Mundo Libre y madre de jóvenes mellizos y una niña de 6 años. Su esposo tiene un rol de soporte, su Jefe de Estado Mayor.

Esta serie preparaba al público para la apuesta presidencial en 2008 de Hillary Clinton. También contribuyó al falso sentido de derecho que tienen las mujeres hoy en día, haciéndoles más difícil a ellas formar familias exitosas.

El éxito de la Élite Financiera con esta campaña de modificación del comportamiento a través de los medios de comunicacion y la educación está confirmado estadísticamente mostrando la rápida desintegración de la familia nuclear. También está confirmada por la depravación sexual sin precedentes exhibida por las mujeres hoy en dia, expresando su confusión total y desesperación.

El Proyecto Casa Blanca (The White House Project), un grupo de pressión dedicado a poner a una mujer en la Casa Blanca, patrocinó un avance mostrando “Commander in Chief” en Nueva York con el escritor Stephen Cohen y prominentes mujeres periodistas que asistieron al evento. La presidencia de esta organización, ubicada en 110 Wall Street, Marie Wilson, es también co-fundadora de la organización “Lleva a tu Hija al Trabajo” (Take Your Daughter to Work).

Cerca en la 120 Wall Street, encontrarás a “Girls Inc.” una organización con sucursales en todos los Estados Unidos dedicada a hacer a las chicas “fuertes, inteligentes y audaces”. Motiva a las jovencitas a estar absortas en sí mismas y a ser ambiciosas, dejando en segundo plano el matrimonio y formar una familia.

Busca “Girl Power” en Google y encontrarás una cantidad de proyectos patrocinados por la Élite Financiera. Escribe “Boy Power” y no encontrarás nada relevante.

Solo una nación subvertida por los agentes de un cartel financiero internacional empodera a sus mujeres a expensas de sus hombres. Las finanzas internacionales están dedicadas a la desestabilización de la sociedad destruyendo la familia y sumergiendo a los Estados Unidos dentro una dictadura global. Este ha sido la meta de la Élite Financiera por más de 200 años. Mas ahora explicaré por qué “empoderar” a las mujeres conduce a la destrucción del matrimonio heterosexual y a la familia.

La Dinámica Heterosexual

No creo que todas las jovencitas deban casarse y tener hijos. Sin embargo, este es el instinto natural y saludable de la amplia mayoría y es necesario para la perpetuación de la sociedad. Motivarlas a buscar carreras de alto nivel antes de establecer una sólida familia es hacerles a ellas y a la sociedad una injusticia deliberada.

Henry Kissinger una vez dijo: “El Poder es el mayor afrodisíaco”. Las mujeres se sienten atraídas por hombres poderosos. Las mujeres poderosas repudian a los hombres.

El matrimonio heterosexual está basaedo en que las mujeres entreguen su poder al hombre quien se dedica al bienestar de ella y de sus hijos. La confianza y la entrega es el modo en que una mujer empodera y ama a un hombre. Los hombres desean poder. Las mujeres desean amor. Este intercambio – poder por amor – es la esencia del matrimonio heterosexual. El hombre se gana esta confianza a través de un largo proceso de cortejo. Ela mujer debe considerar su decisión cuidadosamente.

Cuando las mujeres desafían y usurpan el liderazgo masculino, los matrimonios se desmoronan. La masculinidad es definida por el poder. Dale poder a una mujer en una relación íntima y tendrás a una mujer “fálica” y a un hombre castrado. El vínculo es disuelto.

La feminidad es definida por el amor y el cariño. Hasta cierto grado, una mujer sacrifica la ambición terrenal por su esposo y sus hijos. Las mujeres obtienen amor haciendo ese sacrificio. Los hombre obtienen amor por sus logros.

Las mujeres jóvenes de hoy ya no saben más cómo sacrificarse. Al “empoderar a las féminas” las jovencitas están condicionadas a comportarse desde temprana edad como hombres.

Toda la sociedad sufre como consecuencia, pero las mujeres al final son las que sufren más. La esperanza de vida de una mujer promedia los 80 años, aún así su pico de años fértiles (y atracción sexual) termina alrededor de los 32 años. En otras palabras, tienen aproximadamente 12 años para casarse y comenzar una familia o podrían quedarse solteras por casi 50 años. Los hombres cuya atracción sexual incrementa con la edad y la seguridad tienen más tiempo.

Un estudio británico reportó que el matrimonio están declive terminal. En el período de 2003 hasta 2031, la proporción de aquellos que nunca se casaron a la de 45 años se espera que incremente de 14 a 40 por ciento para los hombres y de 9 a 35 por ciento para las mujeres.

Las estadísticas para los niños nacidos fuera del matrionio son devastadoras. “Más de 42 de cada 100 bebés nacieron fuera del matrimonio el año pasado … en 1994 esta cifra fue del 32 por ciento y a inicio de la década de 1970 fue de menos del 10 por ciento”.

De acuerdo al reporte, los niños nacidos dentro del matrionio les va mejor que a aquellos criados fuera. Sin embargo el gobierno Illuminati de Gran Bretaña ha abolido la subvención para las parejas casadas y su sistema de crédito fiscal favorece a los padres solteros.

Desesperación Sexual Femenina

“Girls Gone Raunch” un interesante artículo en la revista canadiense Macleans conforma que las jovencita de hoy equiparan el empoderamiento femenino con la depravación sexual. Motivadas a competir contra los hombres y estimuladas con ejemplos como Paris Hilton y Britney Spears, han adoptado una promiscuidad que era más común en los hombres solteros.

“Me quedé sorprendida por lo que vi en las estudiantes escolares”, dijo Ariel Levy, autora del estudio. Lo que ella observó fue chicas por doquier, incluso en las escuelas más progresistas, haciendo lo mejor para verse “lo más deplorable”, tratando de “verse lo más prostituta, dispuesta y lasciva” que pudieran. Estas chicas superan con creces a cualquier hombre sexista: ella se trataban entre sí como meros pedazos de carne.

Cuando Levy preguntó a una chica de secundaria el por qué ella se vestía así y le comentó que ella en su juventud “podrías haber sido humillada y condenada al ostracismo por verse así”, ella me miró como si hubiera venido de Marte y me dijo: “¿Cómo conseguiste al tipo? ¿Encanto?”.

Levy admite que las mujeres han caído en los aspectos “liberales” de la vulgaridad “piensan en los hombres como algo superior. Una y otra vez estas mu jeres me dicen que desean ser como un chico. Es realmente fascinante. Están haciendo de la masculinidad un fetique en el sentido de que la masculinidad en esta ecuación es sinónimo de listo, divertido, capaz, valiente, sexualmente aventurero, todo eso”.

Levy está desconcertada con que el feminismo que está ostensiblemente dirigido a darle a las jovencitas auto-respeto haya resultado en que ahora se vendan a sí mismas como trozos de carne.

Ella no debería de sorprenderse. El feminismo siempre busco rechazar la feminidad y usurpar el rol masculino. La feminidad está basada en la consagración de la sexualidad de las mujeres para su futuro esposo y para formar una familia. El feminismo les enseña a las mujeres a comportarse como hombres y a tener relaciones sexuales sin compromiso o amor.

El Programa de Ingienería Social de la Élite Financiera

El “amor libre” y la abolición de la familia son los principales dogmas del Manifiesto Comunista (1848). El éxito de la subversión comunista de la sociedad está demostrada por nuestra incapacidad para comprender lo que ha sucedido en todos estos años. El Comunismo es un frente que sirve a una agenda que pretende controlar el mundo y que es dirigido por una Élite Financiera de banqueros internacionales. Ellos patrocinan todas las causas que salen masivamente por los medios de comunicación a escala global, incluyendo el empoderamiento femenino.

Los Rothschilds son los principales instigadores de estas transformaciones sociales y sus planes se remontan desde hace más de dos siglos. En tiempos modernos, muchos colaboradores han desertado de sus filas para revelar sus planes secretos para subvertir a la civilización occidental. En el tema de las mujeres, un documento de la Élite Financiera explica:

“No hay manera de influencia a los hombres tan poderosamente como lo es a través de las mujeres. Este tendría que ser por tanto nuestro estudio principal; debemos insinuarnos dentro de su buena opinión, motivarlas a la emancipación … defender sus derechos … esto las hará trabajar para nosotros con celo, sin saber que lo están haciendo; porque ellas estarán tan solo satisfaciendo su propio deseo de admiración personal”. (James Wardner, Unholy Alliances 1996, pg. 35).

Otro documento de la Élite Financiera, “Los Protocolos de los Sabios de Sión” (1905) habla de eliminar a la familia y usar la democracia para manipular y controlar a las masas. “Al cultivar en todos un sentido de auto-importancia, destruiremos entre los gentiles la importancia de la familia y su valor educativo … De este modo debemos crear una poderosa fuerza cieba la cual nunca estará en posición de moverse en cualquier direccion sin la guía de nuestros agentes…” (Protocolo 10-5).

CONCLUSIÓN

Obviamente muchas personas harán lo que sea que les digan e imitarán cualquier cosa que se les presente como “cool”. No han aprendido todavía a desconfiar por completo de los medios de comunicación, del gobierno y del sistema de educación.

El empoderamiento femenino es un cruel engaño. Halaga y tienta a las mujeres jóvenes con dinero y reconocimiento y pinta al matrimonio y a la familia como algo opresivo. De ese modo muchas mujeres están privadas de una vida entera del amor de un esposo y de unos hijos.

El avance del plan de la Élite Financiera con su política de divida y conquista: guerras mundiales, guerra de clases, de raza y ahora guerra de género. El crimen, la corrupción, la disfunción y la decadencia son otras armas en su guerra secreto librada contra la humanidad.

El propósito del empoderamiento femenino es disolver a la familia e incrementar nuestra dependencia de los medios y del gobierno, los cuales están controlados por los agentes de la Élite Financiera.

Loading...