Los hombres son menos que sub-humanos para las feministas radicales. Todas las mujeres feministas de hoy en día son relegadas al pedestal que los supremacistas blancos reservan para las mujeres blancas.

Las mujeres también obtienen otro beneficio de convertirse en las capataces de los hombres que son sus esclavos. Las mujeres que no son feministas también son esclavas, pero al menos tienen una chance de ser libres si se unen al equipo ganador, se someten a la filosofía del grupo y cierran la boca.

Tal vez el feminismo de ahora es parte de lo que se Neely Fuller Jr. llama un refinamiento del racismo. Queriendo decir con esto que el racismo ha mutado en nuevas formas para mantener un sistema de control social. En este sistema, un pequeño grupo de gente blanca controla a los que no son blancos y a los blancos que no pertenecen a esta élite. Si este es el caso, entonces el feminismo, o mejor llamado Racismo 2.0, está codificado, testeado, actualizado y mantenido por las feministas.

Estoy seguro que veré hombres blancos y asiáticos lustrando zapatos en las esquinas de las calles antes de que todo esto acabe. Para mi, las cosas podrían llegar a ese punto. Tan solo basta con mirar la tasa de desempleo en en industrias dominadas por hombres. Además hay que darse cuenta de una buena vez en la lógica que impera en nuestra computadora mental colectiva: MUJER es más que un hombre; MUJER es igual a VERDADERO; hombre es igual a FALSO.

La Película que Inspiró Estos Pensamientos

Todos los lectores de SeduceMujeres.com deberían echarle un vistazo a la película “Alexandra’s Project”, una película que retrata como los hombres blancos europeos (o cualquier hombre en cualquier país occidental) puede ser torturado por la “mujer incorrecta”, en otras palabras, una radical feminista.

Steve, el protagonista, es un padre amoroso, generoso y protector para su familia, esforzándose cada día para subir en la escalera corporativa. Ha llegado a la medianía de su vida y todavía muestra la fuerza y entereza de un hombre de la mitad de su edad. Él maneja todos los conflictos con su esposa e hijos sin violencia o insultos. En el trabajo, él es tan solo un jefe que es admirado por sus subordinados y recompensado por sus superiores. El hombre, por lo que parece ser, es casi tan perfecto como podrías ser sin ser Jesucristo. No existe razón alguna para odiar al hombre. Nadie, a excepción de su esposa, Alexandra.

Alexandra es en definitiva una mujer infernal. De hecho, debería considerársele una déspota torturadora por la forma en que ella tortura a Steve en su cumpleaños. Sí, así es, la historia se ubica en el cumpleaños del pobre hombre. Su único crimen es no contar con la habilidad telepática para darse cuenta del por qué su esposa ha sido infeliz.

Alexandra filma en video su lista interminable de quejas contra Steve para que él las vea cuando llegue a la casa a oscuras. Después de asustar al pobre hombre hasta el infarto al simular un grumo en su seno, ella lo acusa de solo amarla por su cuerpo y de extremo egoísmo.

Así que para liberarse de la opresión de su esposo, ella admite convertirse en una prostituta, dominatriz y una adultera con su vecino de al lado. Todo esto mientras Steve está en el trabajo, pagando las facturas para mantener a esa psicópata feminista en su casa. Ella no solo no tiene el coraje de hacer esto en persona. Todo esto es hecho mediante la cámara de video.

El golpe de gracia es que ella se las arregla para secuestrar a sus hijos. Después de que el colapsa desesperanzado en su silla, casi muerto en espíritu, el objeto de la aventura de su esposa (y recuerda, él es tan solo el objeto de su aventura, NO el único hombre con quien ella se ha acostado) lo mantiene encañonado a punta de pistola mientras se atreve a echarle la culpa a Steve y le dice que él borrará las pocas imágenes en video que Steve tiene en el DVD. Esperaba que Steve se las arreglara para luchar contra el sujeto y le quitara la pistola. Sin embargo, la pérdida de sus hijos parece ser su talón de Aquiles. Una vez se da cuenta que han sido secuestrados, Steve no tiene ningún incentivo para luchar.

Realmente me sentí impotente por el final de la película. Me hizo ponerme en los pies de Steve y sentirme virtualmente castrado espiritualmente y mentalmente.

No permitamos que las feministas sigan avanzando más en la vida, ¡escoge bien a tu pareja! Revisa bien cuáles son sus aspiraciones, ideales y filosofía de vida, no sea que pronto te topes con una psicópata feminista que te haga la vida imposible apoyándose del Estado Policía con sus leyes para proteger a las mujeres con tan solo dar un testimonio falso en tu contra sin mayores pruebas o investigación pericial.

Loading...