La fuerza es algo de lo que vengo hablando bastante últimamente y juego un rol básico en las citas y las relaciones en general – especialmente físicas.

Por Marta B.

La fuerza es algo de lo que vengo hablando bastante últimamente y juego un rol básico en las citas y las relaciones en general – especialmente físicas. Así que muchas mujeres han dejado abandonados sus cuerpos al punto que no tienen la fuerza ni la agilidad física para hacer muchas de las cosas que les gustarían hacer con los hombres – desde ir a pasear en una caminata hasta bailar toda la noche. Cuántas se están perdiendo de toda la diversión y la aventura porque no tienen la fuerza ni condición física para aguantarla?

Y cuántas se están perdiendo de muchas aventuras amorosas simplemente porque carecen de esa imagen física positiva para saltar a la escena y permitirse a sí mismas tener una?

Y cómo nos hace sentir esto respecto a nosotras mismas? Pensaste bien, flojas.

Las buenas noticias son que la fortaleza física y la agilidad pueden mejorarse a cualquier edad y esto a su vez mejorar nuestra imagen de nosotras mismas. No tenemos que aventarnos a un curso intensio que nos deje tendidas y muertas en la cama con los músculos adoloridos.

La verdad es que la tortuga derrota a la liebre cuando se trata de condición física. Lo que importa es hacerlo consistentemente.

Para mi la forma más fácil de ponerme en forma es a través de entrenamiento de fuerza. Sí, claro que los aeróbicos son importantes por muchas y tantas razones (cosa de lo cual hablaremos en futuros posts) pero si quieres ver un cambio en tu figura, el entrenamiento con pesas es la forma de lograrlo. El entrenamiento con pesas no solo te hace verte mejor, también incrementa la densidad mineral de tus huesos lo cual es crucial para las mujeres a medida que pasan los años y comienzan a incrementar los riesgos de padecer osteoporosis. Todas hemos visto mujeres mayores cuyas espaldas estan terriblemente desfiguradas por esta enfermedad. Lo bueno es que esto no tiene porque pasarte a ti. Cuando tus huesos están acondicionados apropiadamente a través del movimiento de los músculos, estos se hacen más fuertes. Esto es cierto sea que tengas 19 o 90 años.

Entre más músculo una tenga más rápido una quema las calorías (lo cual es el por qué los hombres con su mayor musculatura pueden cargar más de lo que nosotras podemos sin ganar peso). Cuando pierdes musculatura, tu cuerpo gradualmente se hace menos eficiente para quemar caloriás. Esto es porque los músculos queman tres veces más calorías que la grasa. Entre más masa muscular tenga el cuerpo, más eficiente y rápido se vuelve para quemar calorías, incluso si estas descansando.

Por lo tanto, es recomendable que comiences con tres sesiones de ejercicio a la semana que duren 20 minutos cada una. Si no tienes acceso a maquinas para hacer pesas o pesos libres, entonces llena algunas botellas de jugo, leche o cualquier cosa que tenga algún peso. Tienes que comenzar intentando 12 repeticiones con las últimas 3 siendo más difíciles de completar. Concéntrate en la parte alta de tu cuerpo un día y en la baja el otro. De nuevo, tu objetivo es trabajar tu acondicionamiento físico para fortalecerlo, no para aniquilarte en la primera oportunidad.

No estás segura de qué clases de ejercicios deberías hacer? Las recomendaciones están por doquier. Mi lugar favorito para encontrar buenas sugerencias está en las revistas para mujeres. La mayoría ofrece fotos y diagramas fáciles de comprender sobre lo que tienes que hacer.

Si ir a un gimnasio con decenas de personas sudorosas no es tu lugar ideal, y si por alguna razón tienes aversión a los pesos muertos, hay muchas otras maneras que adquirir “resistencia” para crear fuerza. Los ejercicios isométricos son ideales (aquellos donde haces resistencia contigo misma, o algun objeto sólido como una mesa), pilates (basado en el baile estos ejercicios se enfocan en tus músculos principales de la espalda baja, las caderas, el abdomen y las nalgas – además que te hacen lucir ardiente!), los ejercicios acuáticos (donde el agua te brinda la resistencia apropiada) y las bandas de resistencia o tubos (que pueden ser encontrados en cualquier buena tienda deportiva y son fáciles de llevar a cualquier lado).

Así que, qué me dicen amigas? No sé ustedes, pero al momento en que termino de escribir esto voy camino a mi casa para una ronda de sentadillas. No estaré lista para una maratón, pero me veré mejor en mi ropa para Navidad y Año Nuevo – y me sentiré mucho mejor también!

Loading...