Monoitis: Es una enfermedad mental que a menudo se confunde con amor, es esta creencia de que una mujer es especial. Es nada más que una ilusión qué solo existe en la cabeza del que padece “monoitis”, ya que ella es una mujer más entre las miles de millones que habitan este planeta.

Monoitis: Es una enfermedad mental que a menudo se confunde con amor, es esta creencia de que una mujer es especial. Es nada más que una ilusión qué solo existe en la cabeza del que padece “monoitis”, ya que ella es una mujer más entre las miles de millones que habitan este planeta. “Ve a follarte a otras 10 mujeres” es el tratamiento usualmente prescrito para esta “enfermedad” (de ahí el “itis”)

En otras palabras, supera tu incapacidad para ver a otras mujeres y abandona tu obsesión particular con esa mujer, porque es nada más que una ilusión. Y cuando ella te rechace, no te deprimas. Porque realmente no hay nada porque preocuparse. Amigo, realmente sufres de monoitis por esa mujer. No te das cuenta de que ella no es nada especial, y que solo te estás engañando tu mismo? Date una bofetada para que despiertes y no te deprimas miserablemente cuando ella te rechace!

La monoitis se puede identificar como esa obsesión de estar enamorado de “Esa Mujer Especial” y desearla más que a cualquier otra mujer sobre la Tierra.

Un deseo tan intenso, estúpido y que al final resulta doloroso.

Es un sentimiento intenso de desear y necesitar a una mujer en particular y solamente a esa mujer – es eso lo que describe mejor a la monoitis.

Se puede asociar esta enfermedad mental a esa chica que habías tenido pero que nunca más volverá contigo no importa cuánto trates.

Es insano no curarte de tu monoitis

Esta es una enfermedad social que afecta a millones de personas – tanto a hombres como a mujeres, pero especialmente a los hombres – que bloquea mentalmente a las personas haciéndolas inútiles para seducir o enamorarse de otra persona del sexo opuesto.

La monoitis es una enferedad social que resulta de ese sentimiento de que la persona de la que se esta enamorada u obsesionada es especial y única y por lo tanto uno no debe estropear las cosas con esa “persona especial”.

Estos sentimientos confusos a menudo arruinan POR COMPLETO toda posibilidad de que el enfermo de monoitis pueda seducir a su víctima romántica porque después todas sus emociones les dictan que no pueden ser lo suficientemente cuidadosos, gentiles y que no pueden “hacer tonterías”.

A menudo, la monoitis confunde a una persona haciéndola preocuparse demasiado acerca de lo que la otra persona piensa de ellos o que arruine lo que su víctima romántica piense de ellos, y así de esa manera al final resulta que no puede hacer lo que es necesario para seducir a la víctima de su enfermiza obsesión romántica.

Normalmente, una persona no supera su monoitis hasta que no haya tenido una buena cantidad de experiencias sexuales y románticas con varias parejas – esto es porque a ese punto una persona puede darse cuenta de que una pareja no es tan diferente de la anterior entre sí, las víctimas románticas, y que cada una de ellas no era especial o única, y si uno debe seducir a sus víctimas románticas y tener a sus víctimas románticas en sus manos ellos no deben caer de nuevo en el error de la “monoitis”.

En otras palabras, una persona puede superar la monoitis con la experiencia romántica y sexual suficiente – esto es lo que un seductor debe cumplir si de verdad quiere ser un maestro de su arte.

Un buen consejo para curarse de la monoitis durante una seducción es nunca dejar de coquetear con otros miembros del sexo opuesto, nunca cerrarte a conocer a otras personas del sexo opuesto, nunca decir que esa persona que tienes ahora es especial y única.

Después del que proceso de seducir haya terminado y hayas cortado puedes desarrollar también monoitis pensando que esa persona en particular era la correcta para ti. Tu puedes también sobreponerte a eso conociendo a nuevos miembros del sexo opuesto, coquetear con esas personas, conocerlas e intimar con ellas.

El consejo general para superar la monoitis que comúnmente se oye es follarte a 10 personas del sexo opuesto, seducirlas a cada una y tener sexo con cada una tan pronto como puedas, una tras otra.

No te recomiendo que vayas tan lejos, no cuesta demasiado superar un caso de monoitis, tampoco se trata de ser infiel si estás dentro de una relación y crees que puedes estarte obsesionando con esta persona en particular, es decir, padeciendo de “monoitis”.

Como ya dije, la monoitis puede afectar a cualquier seductor durante cualquier punto de su proceso de seducir. Así que, sin elaborar mucho un ejemplo de cómo caer en la “monoitis” es ver a nuestra víctima romántica, planear abordarla y cuando nos rechaza luego sobrevaloramos la situación y nos preocupamos y jamás volvemos a hacer nada o intentar a seducir a otra persona.

La solución a la “monoitis” y al rechazo ha sido, es y será siempre la ACCIÓN = Seducir. Aprende a Seducir con el Manual Seduce Mujeres. Aquí estamos para ayudarte a superar tus limitaciones y abrirte a un mundo de posibilidades ilimitadas con la clase de mujeres que te gusta.

Loading...