La depresión es un desastre. Lamentablemente así es, es mi trabajo decírtelo. Cuando estás deprimido nada parece bien, tu cuerpo te duele como si tuvieras gripe, te sientes como el ser humano más indigno en el planeta y no puedes dejar de sentir tristeza o de llorar.

Si estas deprimido, podrías sufrir de alguno o todos los síntomas siguientes: soledad, miedo paralizante, palpitación acelerada, cuerpo adolorido, dolores de cabeza, dolores estomacales, quedarte despierto hasta tarde porque no puedes parar de pensar, insomnio o dormir durante todo el día, fastidiar a tus amistades y familia con tu visión negativa del mundo y estar constantemente enojado contigo mismo por sentirte atorado en este agujero negro.

Ah y también ser una pareja malísima en una relación.

Cuando uno en la pareja está lidiando con la depresión, la relación se vuelve complicada. Después de estar ayudando a muchos con sus problemas de pareja, no sé cuál será la situación más difícil de afrontar: si la de tener depresión, o la de apoyar al a persona que esta deprimida. Sin importar eso, aquí te voy a dar unas formas saludables de aceptar la depresión en tu propia vida y en tu relación.

En muchos casos, es difícil saber si la depresión causa los problemas en la relación o la relación activa la depresión. Lo que sí es prioritario es cómo la pareja lidia con ello. Algunos no siempre tienen el control sobre sus propios sentimientos, pero sí tenemos la responsabilidad de manejar cómo impactan en sus vidas y en las vidas de aquellos a su alrededor.

Lidiar con la depresión en una relación requiere que la pareja trabaje en conjunto en “cómo” tratar el asunto. Suena como mecánico, pero parte de ello tiene que manejarse así. Si no se trata la depresión, puede causar estragos. Es necesario que la pareja exponga la depresión como su propio problema, es como sacar la basura fuera de sí. Ambos necesitan lidiar con ello por el bienestar de los dos.

Si eres la persona en la pareja que tiene que lidiar con que su pareja esta deprimida, puede ser increíblemente difícil, en especial, si esto comenzó más adelante en la relación y esto ha cambiado las dinámicas en la misma. Esto requiere de tu amor y atención más primordial no solo para tu pareja, pero también para la relación. No asumas que uno de los dos tiene que estar bien todo el tiempo y que ese tienes que ser tu. Sé razonable sobre qué puedes y qué no puedes hacer, pero más importante, no te pierdas.

Para afrontar la depresión en la pareja tiene que haber comunicación y honestidad. Algunos sienten temor de decirle a su pareja que tienen depresión. Existe un algo factor de riesgo en sentirse vulnerable en este tema, pero puede ser tan fácil como compararlo con tener alergia a algún alimento.

Sé honesto al respecto, haz lo mejor que puedas para no convertirlo en el problema de la otra persona y aceptar esto como parte de ti. Encontrarás que es mucho más fácil manejar la situación cuando estás dispuesto a aceptar lo que estás enfrentando y enfocar tu energía en el futuro.

Camina con cautela. Revisa tus valores. Ama a tu pareja. Sé amable. Haz queso a la parrilla. No asumas nada. Haz preguntas. Abraza. Haz contacto físico. Mira películas divertidas. Haz yoga. Haz tiempo y espacio para ti. Alimenta la esperanza. No juzgues.

La depresión en sí es un desastre. No hay otra manera de decirlo mejor y para las parejas que tratan de conservar una relación saludable juntos, puede ser un desafío a superar. Pero te prometo, que sí puede superarse.

Loading...