Tener sexo quedándose en la casa es tan bueno como tener sexo saliendo de vacaciones. La mayoría de parejas está de acuerdo con que el sexo durante las vacaciones les brinda sus mejores momentos bajo las sábanas.

Pero como ciertos reportes en Newsweek indican que las parejas, por lo general, definen “mejor” de diferentes maneras.

Para los hombres, es cuestión de cantidad. Para las mujeres es cuestión de calidad. Esto parece lógico. La vacación, siempre y cuando no implique compartir habitaciones de hotel con niños, ofrece un medio ideal: hay más sexo y más satisfacción.

Sin los recordatorios físicos de las responsabilidades cotidianas (como las computadoras, pilas de correo, etc.) y las obligaciones diarias (levantarse para ir a dejar a los niños a la escuela o ir al trabajo), las parejas se sienten más relajadas y — de acuerdo a la investigación el Insituto Kinsey — nada tiene un efecto más grande en la excitación y en la respuesta sexual que el buen humor.

Claramente, otros factores como beber más y eliminar la posibilidad de que los niños entren de sorpresa en la habitación, permite a las parejas a sentirse menos inhibidas y menos apuradas, resultando en mejor sexo para ambos en la pareja.

Por otro lado, así como la economía sigue desinflada y los precios del combustible se disparan, hacen de las “vacaciones en la casa” una opción sumamente atractiva para muchas parejas.

Eso sí, tiene que haber una forma de recrear la atmósfera de una vacación en la habitación. Desconectar los teléfonos celulares y las computadores podrían ser un buen comienzo. Como la novedad del lugar es lo que aumenta el entusiasmo por el sexo durante las vacaciones, trata de cambiar lugares en el hogar u horas del día. Y, si hay algo que pueda ponerte de buen humor, lo más seguro es que tendrás buen sexo. No se requiere salir de viaje.

Loading...