Hablemos de los prejuicios que se crean cuando vives de las apariencias, por ejemplo: A los tipos feos les gusta envidiar a los tipos apuestos porque piensan que ser feo o mal parecido les impide obtener la atención de las mujeres, y los tipos atractivos se sienten mal porque ven que su buena apariencia no les ayuda en nada.

Todas las semanas recibo mensajes de tipos quejándose … “me caen mal las mujeres que me ignoran y que aparte de eso solo salen con chicos apuestos”.

Pero también recibo emails de tipos apuestos que me dicen “me rebotan en los cojones las tipas bonitas que salen con chavos gordos y feos”.

Aquí te puedes dar cuenta cuán fácil es sacar conclusiones a partir de tus propias inseguridades. Para cualquiera que vea esta situación desde afuera se dará cuenta que estamos frente una paradoja porque tenemos tanto a tipos “feos” como “apuestos” quejándose de que las mujeres los ignoran.

Y como con cualquier paradoja una tercera visión de las cosas puede a menudo revelar la verdad de la cuestión.

Así que, ¿quién tiene la razón?

La verdad que pienso que ambos tienen la razon. Hay chicos apuestos saliendo con chicas atractivas e igual hay hombres feos saliendo con tipas atractivas. Pero el problema con los casos mencionados hoy es que estos tipos ven el mundo a través de lentes de colores. El tipo feo solo se fija en los tipos apuestos que salen con chicas atractivas. El tipo apuesto solo se fija en los tipos feos que salen con mujeres atractivas.

Joder, pero el problema no solo se limita a la apariencia física. También me escriben tipos que son muy morenos, asiáticos o negros que me dicen que a las mujeres no les gustan los hombres como ellos. También recibo mensajes de hombres que se creen discapacitados porque creen que las mujeres solo les gusta salir con hombres con penes bien dotados.

Del mismo modo, algunos tipos que son negro o morenos me dicen que las chicas morenas o negras no salen con ellos porque ellas solo quieren andar con hombres blancos para subir su “estatus social”. Joder, pero lo cómico es cuando algún chaval negrito me dice que es imposible que el pueda salir con una tipita negra porque “TODAS” quieren andar con un chaval blanco y si el negro este supiera que también recibo emails de hombres blancos que me piden ayuda para seducir a una mujer negra porque piensan que estas mujeres solo les gusta salir con gente de su propia raza o inclusive que sean negros bien dotados.

Joder, ¿quién tiene la razón?

También este ejemplo aplica al vello corporal. Hay hombres que piensan que no pueden conseguir una mujer porque tienen mucho vello corporal y al revés, hay otros que no consiguen novia porque tiene muy poco vello corporal.

Venga, la lista de inseguridades va de aquí hasta el infinito.

Así que la lección del día es la siguiente…

Como seres humanos que somos, nos gusta echarle la culpa a factores externos que no podemos cambiar y que son la causa de nuestros fracasos en lugar de tomar la responsabilidad por nuestras propias acciones.

Mientras esta estrategia de echar la culpa puede funcionar para proteger nuestros egos, no nos ayudará en nada a largo plazo. La frustración seguirá creciendo y nuestra confianza seguirá disminuyendo.

En cualquiera de las situaciones mencionadas arribas al Sr. Inseguridad le irá mucho mejor si se pone a trabajar en las cosas que sí puede cambiar. En lugar de decretar “No les gusto a las mujeres debido a que soy a así y asá”, en lugar de eso debería preguntarse “Hay varios tipos regulares ahí saliendo con chicas atractivas, ¿qué están haciendo que yo no hago?”

Como siempre digo, tu no puedes cambiar el color de tu piel o tu apariencia, pero SÍ PUEDES cambiar la manera en que interactúas con las mujeres, en que bromeas con ellas y en las que te presentas como un desafío para ellas. Tu SÍ PUEDES tener una personalidad más excitante.

Te garantizo que irte por este camino te traerá muchos mejores resultados que estar ahí quejándote por todas aquellas cosas que no puedes cambiar.

Loading...