El orgasmo femenino es una cosa misteriosa, tan misteriosa que muchas mujeres prefieren fingir un orgasmo que tener que confesar a su amante que no lo han tenido, no fue bueno para mi.

Por Marta B.

El orgasmo femenino es una cosa misteriosa, tan misteriosa que muchas mujeres prefieren fingir un orgasmo que tener que confesar a su amante que no lo han tenido, no fue bueno para mi. En esos días no podía ver un reality show o abrir una revista para mujeres si que leyera o viera a una mujer admitiendo que miente a su amante sobre todo acerca de sus orgasmo siempre.

Por qué diablos no somos honestas con los hombres? Por qué sentimos que tenemos que tocar el pito y el tambor fingiendo? De mi mente se me vinieron estas ideas…

– No queremos matar el buen humoer de un nuevo amante. Las cosas son divertidas y excitantes así que por qué arruinarlas con estas noticias mata-trip?

– Creer que el hombre puede arreglárselas el solo para llevarnos al orgasmo, que su ego es demasiado frágil.

– Sentirse avergonzada de admitir que nunca has tenido un orgasmo en la vida.

– Temer que el tiempo y el esfuerzo que te tomará para llegar a un orgamos (sea via cunnilingus o coito) con tu amante va a aburrirlo y a cansarlo hasta que pierda el interés en ti.

– No desear tomarte el tiempo y el esfuerzo tu misma para hacer que tengas un orgasmo. No tienes tiempo ahora para eso, tan solo lidia con tu problema y haz tu amante feliz.

– Creer que los orgamos que recibes durante el sexo oral o el jugueteo son suficientes. Ya has leído que la mayoría de las mujeres no tienen orgasmos directamente del acto sexual, así que de todos modos eres parte de una gran estadística y tienes que lidiar con eso.

El problema con mentir acerca de si tienes o no un oramos es que te deja marcada – sea que lo hagas todo el tiempo u ocasionalmente (y por cierto, el pecado de omisión es igual de malo. Si un amante asume que tu has tenido un orgasmo y no lo corriges seguirás todavía atrapada en una falsa fantasía). La trampa que has creado tu misma para ti, a menudo comenzó con buenas intenciones, pero terminó en confusión y decepción.

Seamos honestas, tarde o temprano carecer del nivel de placer que tu compañero expermiente durante el sexo crea resentimiento – un feroz resentimiento – especialmente ya que el sexo no es solo bla, bla, bla a veces, puede ser hasta doloroso. Pero cómo puedes quejarte si tu has actuado “como si” estás en pleno éxtasis todo el tiempo? Tu amante esta en las nubes. No puede entender tu gana de evitar el sexo y tu no sabes como decirle la verdad tal cual es. Él piensa que tienes problemas emocionales y la verdad es que simplemente no te estas divirtiendo.

Asi que, qué puedes hacer? Puedes hacerte cargo de tus propiso orgasmos. No, no quiero decir que los únicos orgamos que experimentes sea cuando te estimules a solas (sea con tu vibrador favorito o no). No. Pero si necesitas darte cuenta que un hombre no puede darte un orgasmo – él tan solo puede ayudarte a llegar a uno. Y un hombre no puede ayudarte a lograr un orgasmo a menos que tenga la información correcta para hacer que las cosas pasen.

Sé que la masturbación es todavía una palabra tabú para muchas muejres, aún hoy en día, pero sin la masturbación no puedes saber cómo saber que te hace llegar al orgasmo. Tan solo por pasar el tiempo contigo mismo y descubrir por ti misma lo que te da placer serás capaz de compartir con tu pareja cómo hacer que las cosas pasen.

Para otras mujeres la masturbación no es ningún problema para nada, pero no saben cómo crear el placer que ellas sienten por sí mismas a la hora de estar con su pareja. Existen dos razones por las que esto puede pasar:

Primero que nada puedes enseñarle a tu pareja la clase de caricia que funciona para ti. Los hombres manejan sus penes de una manera más ruda de lo que nosotros manipulamos nuestro delicado equipo. Tu hombre necesita que le enseñes y le recuerdes que probablemente tu necesitas una caricia más suave. Es importante abordar el tema mostrándole no como una crítica (especialmente si tu no has sido muy verbal acerca de lo que necesitabas antes) pero tienes que ayudarle a ver tu placer como una expansión de su vida sexual juntos. Por qué no le dices que quieres mostrarle lo que haces en privado cuando estás a solas pensando en él? A los hombres les gusta ver y les gusta clavar su mirada en medio de tus partes mientras le explicas cómo te gusta a ti acariciarte. Incluso puedes pedirle que te ayude dándote estimulación adicional.

– Haciendo el trabajo tu misma puedes aprender cómo llegar al orgasmo de nuevas maneras que harán fácil que lo logres con tu pareja. Dos de las formas más fáciles que las mujeres pueden llegar al orgasmo durante el acto sexual es ya sea vía estimulación adicional del clítoris durante el coito o encontrando una forma de estimular directamente tu punto G. Ambas técnicas pueden tomar algún tiempo y esfuerzo aprenderlas con tu pareja, pero si pasas tu tiempo investigando las posibilidades por ti misma estarás mejor preparada para tener éxito.

Para comenzar a aprender cómo llegar al orgasmo a través estimulación adicional en el clítoris durante el acto sexual puedes usar un vibrador, dildo o incluso algun vegetal (ej. pepino, zanahora, etc pero asegúrate que este limpio y liso) para que actúe como un pene mientras te masturbas. En lugar de enfocarte solo en el placer creado por las caricias a tu clítoris, sin embargo, muévete más despacio para ver si trabajando los músculos de tu vagina y moviendo el dildo en direcciones diferentes puedes crear sensaciones placenteras dentro de tu vagina también.

Loading...