1. Honestidad total y completa.

 

La mayoría de las personas caminan por todo el mundo decepcionando a los demás y decepcionándose a sí mismos. Si eres honesto con tu pareja y ella también es honesta contigo, entonces ninguno de los dos tiene que preocuparse. De esta forma ambos serán mutuamente transparentes y así es como llegarán a la intimidad y a la comunicación.

[AnythingPopup id=”1"]

  1. Responsabilízate por tus acciones.

 

Las personas somos muy rápidas para criticar y encontrarle faltas a los demás. Criticamos a los demás antes de vernos a nosotros mismos en un espejo. Si algo no marcha bien no es que ella sea una “bruja”. Tú tienes tu propio rol en las cosas. Antes de culpar o criticar a alguien debes aprender qué es lo que podrías haber hecho mejor. Por supuesto, ella tiene que hacer lo mismo.

 

No critiques. En vez de eso trata de ver sus cosas buenas y responsabilízate por tus acciones. Esto creará un ambiente positivo en el que ambos se sentirán a gusto.

 

  1. Vive tu vida y busca crecer siempre.

 

Una buena relación es aquella en la que ambos miembros de la pareja pueden crecer y desarrollarse como seres humanos por igual. Busca un crecimiento continuo y busca una mujer que quiera crecer y descubrirse continuamente a sí misma. De lo contrario la relación se hará codependiente y los afectará a los dos.

 

Ama a tu mujer pero no te excedas. Ella se sentirá asfixiada. Ella no necesita ser la número uno. Aunque ella desea pasar un tiempo agradable con su hombre debes darle su espacio. Ella también quiere un hombre que tenga algo valioso que compartir con el mundo.

Aprende Cómo Ligarte A La Mujer Más Codiciada Con Mi Estrategia #1 de Seducción



  1. Voy a añadir un cuarto consejo: el sexo.

 

Sin sexo ¿qué tienes? Eso mismo. Una amistad. El sexo es importantísimo. Ayuda a mantener junta a una pareja y enciende la llama de la pasión. El sexo es comunicación. La comunicación física hace cosas que dejan atrás a las palabras.

 

Conclusión.

 

Muchas personas creen que todo está resuelto cuando comienzan una relación. Y piensan ¿y para qué esforzarme más? Dejan de luchar para dar lo mejor de sí mismos. NUNCA dejes de hacer lo que hiciste para conquistar a tu chica.

 

Sigue manteniendo la tensión sexual, sigue siendo su hombre, sigue siendo creativo y busca horizontes que te hagan tener un propósito para tus acciones.

 

Resumiendo, nunca dejes de ser como eras al principio.

 

Una vez que dejamos de hacer todas esas cosas es cuando la relación comienza a morir. Sigue haciéndola sentir “bien”. Sigue viendo lo mejor de ella. Ella le dará placer a la relación en lugar de dolor y no sólo te seguirá queriendo, también querrá hacerte feliz.

 

Tengo más consejos que te pueden servir para tener éxito con las mujeres en una relación, en el sexo y en las citas. Visítame en: https://seducemujeres.com

 

Loading...