Cualquiera a mitad de su década de los veinte y más años se encuentre consciente o insconcientemente pensando y buscando a esa chica especial. Algunos podría tener de objetivo se amigo de su futura espora por un años, salir con ella por un año, estar comprometido por un año, lo cual incluye estar casado para cuando ya tienes 30 años.

Este objetivo podría verse exagerado, pero igual puedes modificarlo. Tienes que saber lo que quieres en una futura esposa y lo que en definitiva no quieres. Entre más pasan los años, más deberías darte cuenta de que el desafío de encontrar a alguien que se ajuste a lo que quieres y a lo que no, parece como una “misión imposible”.

Al tiempo en que te encuentras buscando activamente a esa persona especial, puedes acudir a tus amistades para que te cuenten como encontraron a su pareja cuando menos se lo esperaban.

¿Sientes que ya estás listo o tienes aún tus dudas? Tal vez ella no está lista, lo cual podría significar que ella está haciendo algo para mejorar personalmente para su futura relación. Cómo saber entonces si estás listo y si necesitas mejorar, bueno tan solo responde a las siguientes preguntas:

¿Estás listo financieramente? Tienes que pensar más en ahorrar para tu futuro, comprar una casa y pagar las facturas. Después de todo, no vas a querer arrastrar a tu pareja a tus hábitos de consumo y endeudamiento. Sabes que tienes que mejorar en materia financiera.

¿Te sientes atractivo y a gusto con tu cuerpo? Podrías hacer ejercicio en casa o ir a un gimnasio, aprender sobre cocina saludable y revisar cuántas veces sales a comer fuera. No hay mayor motivación que verte lo mejor que puedes para esa eventual pareja que podrás conseguirte cuando menos lo esperas. De todos modos, esperas que tu esposa se sienta atraída a ti igual como tu a ella.

¿Eres listo? Si solo pasas viendo programas de TV y de chambres, sinceramente deberías dedicar más tiempo a aprender nuevas destrezas que sirvan para la vida en el hogar, que tal: electricidad, mecánica, fontanería, jardinería. Al final, tú deseas que tu esposa piense que eres inteligente y bueno para hacer de todo.

¿Eres espiritual? ¿Te sientes en el lugar que debes estar con tu relación con Dios? ¿Te congregas? ¿Lees la Biblia a diario? ¿Pides más a Dios de lo que tú le das? ¿Eres buen ejemplo para los demás cumpliendo las leyes de Dios? De todos modos podrías esperar que tu esposa y tú pueda rezar j untos y tal vez dirigir algún grupo de formación religiosa.

¿Eres un tipo feliz? Una relación puede traer felicidad y llenar el vacío de estar solo, pero ¿tendría que llevar tu esposa la carga de hacerte feliz? Si te sientes a gusto siendo quien eres, eres feliz a solas y no necesitas a nadie, ese es un paso en la dirección apropiada. Creo que necesitar a alguien para llenar un vacío y desear a alguien para llenar un vacío son dos cosas por entero diferentes. Es por esa razón que las relaciones comienzan contigo. Después de todo, si no te amas tú mismo, entonces ¿cómo esperas que alguien más lo haga?

La felicidad depende de cada uno nada más.

Cuando llenas cada uno de los aspectos mencionados arribas de tu vida de una forma aceptable – entonces observa, tu futura esposa podría estar a la vuelta en la librería, en el gimnasio, en la iglesia, en el trabajo, en el centro de estudios o en el banco local. Podrías no esperar cumplir todas estas cosas en los próximos 3 años, pero al menos estarás encaminado tratando de hacerlo. De igual manera, esa mujer especial para ti, a lo mejor se encuentre justo haciendo eso mismo con su vida en estos momentos. Y además, ¡puedes esperar que ella y tú conseguirán hacer estas cosas juntos!

¿Necesitas más instrucción sobre cómo encaminar tu vida en la dirección correcta a modo de encontrar a la mujer de tus sueños? Entonces qué estas esperando, lee mi Manual Seduce Mujeres y recibe asesoría directa desde nuestro centro de soporte para clientes.

Loading...